EE.UU-. No todas las colisiones de autos que ocurren en las calles y autopistas de Los Ángeles son accidentes. Muchas veces se trata de choques planeados para obtener dinero de las compañías de seguro a expensas de conductores inocentes, alertaron las autoridades.

Desde 2011, más de 1,500 personas fueron arrestadas en California por fraudes automovilísticos, indicó Dave Jones, Comisionado de seguros. El 43% de los fraudes del estado ocurrieron en Los Ángeles.

“Los Ángeles tiene la dudosa distinción de ser el epicentro del fraude de seguros de autos”, coincidió la Fiscal de Distrito Jackie Lacey. Este tipo de colisiones organizadas y fraudulentas le cuestan al público entre 200 y 300 dólares extra en su póliza de seguro.

Rick Plein, Subcomisionado del Departamento de seguros de California, describió el tipo de fraude conocido como “swoop-and-squat”, en el cual un vehículo se antepone a otro y frena de golpe, causando una colisión. La persona que va manejando cree que es culpable de haber chocado con el auto de adelante, cuando en realidad es la víctima del fraude junto a la compañía de seguro, que recibe la cuenta por tratamientos médicos, servicio de abogados y mecánicos, que en realidad son parte del ardid, explicó Plein.

El fraude incluye a profesionales como médicos y abogados, a un intermediario que consigue los vehículos y a los conductores que causan el accidente.

“En general, reclutan a personas en los restaurantes de comida rápida, buscan a gente humilde que necesita trabajo y les ofrecen entre 50 y 100 dólares por manejar frente a otro vehículo y frenar de golpe”, indicó Martin González, Jefe de departamento de la división de fraude del Departamento de seguros del estado.

González dijo que los estafadores buscan en su mayoría a inmigrantes latinos que están sin trabajo y necesitan dinero.

“Los 50 ó 100 dólares que les ofrecen, realmente no valen la pena. De descubrirse el fraude, el conductor puede terminar en prisión y con antecedentes criminales”.

González y Lacey también alertaron del peligro de causar un accidente de esta manera, porque nunca se sabe cómo el otro conductor va a reaccionar y citaron el caso ocurrido en 1997, cuando una familia falleció en un accidente automovilístico fraudulento y planeado en la autopista 710, a la altura de la avenida Gage.

Si le ofrecen causar un accidente o si sospecha haber sido víctima de fraude, llame al 1-800-927-HELP (4357). Algunas personas temen llamar por no tener documentos pero los investigadores sólo buscan descubrir a aquellos cometiendo el fraude y no a la persona haciendo el llamado, aclaró González.

Comentarios de Facebook