CHINA – La contaminación, uno de los principales problemas chinos, ha provocado que el Gobierno del país tenga que tomar medidas drásticas.
Con el fin de reducir los elevados niveles de polución se han adoptado medidas adoptadas como la fijación de nuevos estándares de emisiones para los coches que supondrá la retirada de circulación de hasta seis millones de automóviles de sus carreteras este mismo año.

Una de las ciudades chinas que más afectadas se verá por esta normativa será Beijing, donde se eliminarán hasta 330.000 coches que no cumplen con las expectativas exigidas relacionadas con mejorar la calidad del aire de China. Y es que, de acuerdo con estudios oficiales recientes, los gases de vehículos en la capital china son responsables de alrededor de un 31% de la contaminación de la ciudad.

En conjunto, China planea eliminar 6 millones de vehículos altamente contaminantes de aquí a final de año, y a la cifra podrían añadirse otros cinco millones en 2015. En esta línea, se retirarán 660.000 más de la provincia lindante de Hebei, donde se ubican siete de las ciudades con el aire más contaminado del país.

Otra medida que se lleva implantando desde el año pasado es la limitación de nuevas matrículas. Solamente en 2013 se recortaron estas concesiones un 37%.

Comentarios de Facebook