ARGENTINA -La Ley de Riesgos del Trabajo 26.773, promulgada en octubre pasado, fue celebrada por amplios sectores de la industria debido a que limita las posibilidades de múltiple indemnización, aunque no por todos. Para los productores asesores, el artículo 16 es, según las palabras de las cámaras representantes, “muy injusto”. En forma expresa, la norma dice que las ART “podrán asignar a gastos de comercialización o intermediación en la venta del seguro hasta el 5% del total”. En otras palabras, los intermediarios verían reducir su comisión a la mitad, o incluso más.
De inmediato, la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros (Aapas) junto con la Federación (Fapasa), pusieron el grito en el cielo. La primera quincena de enero lograron un acuerdo con la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), por el que se garantizó la vigencia de los contratos actuales -que suelen tener un año de duración- y se aclaró que el 5% no incluye el IVA. Aapas y Fapasa mostraron el acuerdo como un triunfo, realizaron una asamblea extraordinaria y dedicaron la portada de la tradicional revista Seguros a reflejar el acuerdo.
Sin embargo, varios brokers anticiparon que sólo “se postergó” el problema, y predijeron un escenario de conflicto, cuando los contratos entre las ART y su canal de ventas finalicen. “El acuerdo con la SSN fue cortoplacista, se pateó el problema para adelante, porque cuando, dentro de un año, caigan todos los contratos, la intermediación habrá perdido la mitad de su comisión”, afirma a Seguros Marcelo Rodríguez Valentini, presidente de Risk Group Argentina. En cambio, “hubiera sido mejor acordar un 7% desde ahora”.
En promedio, afirma, las comisiones se manejan entre el 10% y 12%, el doble del tope fijado por la nueva ley. En el caso de Risk Group, ART sólo significa el 17% de su producción. Sin embargo, la situación es diferente para otros brokers internacionales, que sirven a grandes empresas internacionales. En estos casos, la intermediación se lleva el 8% del seguro total. “Así como está planteado, ART deja de ser un negocio atractivo”, añade Rodríguez Valentini.

Doble impacto
José Zambrana, presidente de DDN Central de Seguros, reconoce que “el impacto (de la ley) fue alto, pero no impactó a todos igual”. Por un lado, menciona a los “productores de zonas urbanas”, que gracias a las buenas comisiones de ART “podía dar un mejor servicio y no sólo en ese rubro, sino en otras áreas donde las comisiones no son relevantes”. En otras palabras, “las comisiones de ART subvencionaban otros sectores, por lo que, al bajar, “tuvo que bajar la calidad de servicio que estaba dando”. En este sentido, destaca que el productor no sólo vende, sino que “asesoramos sobre qué ART es especialista en cada rubro, generamos el recupero de jornales caídos, manejamos los problemas de servicios y nos ocupamos de que los casos complicados”.
En segundo lugar, menciona a los asesores del interior del país, donde “se sintió más”, asegura Zambrana. Allí, “los productores son el primer teléfono que suena ante un accidente. Muchas veces son los que coordinan la emergencia, o se ocupan de transportar a los accidentados”.

FUENTE: Elcronista.com

Comentarios de Facebook