BOLIVIA – Asegurar la tarjeta de débito en previsión a un asalto por menos de 6 bolivianos al mes o contar con un seguro médico completo por 47 bolivianos, también mensuales, son algunas de las posibilidades que ofrecen los microseguros, un producto que al ser económico ha impulsado con fuerza el mercado asegurador en el país, logrando un promedio anual de crecimiento de 12 por ciento en los últimos cinco años, según datos proporcionados por la Asociación Boliviana de Aseguradoras (ABA).

Comparativamente, Bolivia se encuentra entre los países latinoamericanos con mercados de seguros menos desarrollados.

Esta comparación se realiza en función a índices como el gasto per cápita en seguros (densidad) y el de participación del seguro en el PIB (penetración).

El nivel de las primas o cuotas en relación al PIB en Latinoamérica es del 2,9 por ciento, frente a la franja del 5 al 10 por ciento de países europeos. Los países latinoamericanos con mercados de seguros más desarrollados son Chile (las primas suponen el 4 por ciento del PIB), Venezuela (3,6 por ciento), Panamá (3,5 por ciento) y Brasil (3,4 por ciento). En cambio, Paraguay está en el 1 por ciento y Guatemala, en el 1,1 por ciento. México se sitúa en el 1,8 por ciento y Argentina, en el 2,2 por ciento. Bolivia está en el 1,28 por ciento.

A pesar de ese bajo porcentaje, los registros de la ABA señalan que durante el año 2012 el sector asegurador boliviano alcanzó una producción directa neta de primas de 310 millones de dólares y tuvo un incremento del 17,91 por ciento con relación al año anterior. Con relación a hace 10 años, el crecimiento fue de poco más de 102 por ciento.

Esa expansión es producto de la introducción de los microseguros y muchas aseguradoras los emplean para ampliar la cobertura de sus operaciones y como un servicio social para que la población pueda adquirir un seguro a costo accesible, explica el gerente de la ABA, Justino Avendaño.

Aunque la ABA no cuenta con cifras sobre el porcentaje de microseguros que corresponden a cada ramo porque la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS) no publica esa información, la fuerza del producto se hace evidente en los estados financieros de las aseguradoras, que dan cuenta que las siete compañías de seguros generales del mercado tuvieron un resultado de 10,1 millones de dólares. Por su parte, las siete compañías de seguros de personas alcanzaron un resultado de 7,4 millones de dólares. Las cifras son hasta noviembre de 2012, últimos datos disponibles de la APS.

Por otra parte, la cultura del seguro en el país también ha ido creciendo paulatinamente y se ha fortalecido, apunta Avendaño, puesto que hace pocos años solamente algunos sectores específicos de la sociedad como el empresarial, el estatal y la población de recursos económicos medios y altos conocían la importancia de contar con un seguro. Ese panorama ha cambiado gracias al Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT) y a la implementación de los microseguros.

Por el mayor monto en primas, el ramo de mayor demanda es el seguro para automotores con 16,52 por ciento de la cartera, incendio con 15,85 por ciento y desgravamen hipotecario con 12 por ciento que juntos representan el 44,37 por ciento de la producción total. Les siguen los ramos de vida individual con 7,58 por ciento y ramos técnicos con 6,61 por ciento.

Avendaño destaca que pese a la crisis financiera internacional, el caso de los seguros en el país es destacable por la solidez y la tendencia sostenida de crecimiento del sector, enmarcadas en una exigente regulación del órgano fiscalizador.

Para este año, las expectativas del sector están puestas también en el seguro agrícola como otro producto que puede aportar a generar la expansión del mercado asegurador.

Fuente: lostiempos.com

Comentarios de Facebook