ARGENTINA – Según un informe realizado el año pasado por la Defensoría del Pueblo de la Nación, los peatones son el principal grupo de riesgo. Mientras de cada 1000 lesionados que circulaban en auto o moto han muerto alrededor de 7 y 8 personas respectivamente, de cada 1000 peatones atropellados han fallecido 15. El elevado riesgo de muerte que padecen los peatones se encuentra altamente asociado a la falta de elementos de protección. En los atropellamientos, los vehículos impactan directamente sobre el cuerpo de las víctimas, que no cuentan con ningún elemento que pueda mitigar la brutalidad del choque.

Los peatones tecnológicos son aquellas personas que caminan con la vista clavada en la pantalla del celular o abstraídos por la música de sus mp3. Y estos son simplemente dos dispositivos de la amplia oferta que tienen hoy para distraerse. Correos electrónicos, Chat, videojuegos y películas, están al alcance de su mano para llevarlos a otra realidad. El peligro radica en que pierden la noción del riesgo cuando caminan utilizando alguno de estos dispositivos. En este sentido, la Federación Española para la seguridad vial calcula que un 20% de los transeúntes muertos estaba hablando con el móvil o iba escuchando música.

El peligro del uso de dispositivos tecnológicos en peatones se puede explicar por dos fenómenos: el aislamiento auditivo de los estímulos externos (aislamiento del medio ambiente) y la distracción (ceguera por falta de atención).

La distracción o ceguera por falta de atención, se produce por un desdoblamiento de la función cognitiva que reduce la asignación de recursos mentales o la atención a los estímulos externos. Este fenómeno que involucra la distracción cognitiva para interpretar los estímulos auditivos y la distracción táctil necesaria para manipular los dispositivos electrónicos expone a los peatones a mayores situaciones de riesgo. Los estudios demostraron que existe una correlación débil entre la distracción (definida como el uso de auriculares, teléfono celular, comer, beber, fumar o hablar) y la menor cautela para cruzar la calle. Además, se observó que los peatones que hablaban por teléfono celular cruzaban la calle con mayor lentitud, aumentando el tiempo de exposición al tránsito vehicular.

La privación sensorial denominada aislamiento del medio ambiente, es la incapacidad para escuchar sonidos que emanan del entorno local. En este sentido se puede inferir, aunque faltan estudios para demostrarlo, que los auriculares pueden haber jugado un papel importante en la mayoría de las lesiones y muertes en las series de casos analizados en el estudio.

Tradicionalmente los peatones han sido considerados víctimas ante los atropellos. Sin embargo, los que caminan por la calle también cometen muchas infracciones y adoptan conductas riesgosas. A la hora de circular, desconectémonos de la tecnología, levantemos la cabeza y conectémonos con la realidad vial, especialmente cuando se puede poner en peligro nuestra seguridad o la de los demás.

Fuente: Cesvi

 

Comentarios de Facebook