“Hank” Greenberg, ejecutivo principal de Starr International, casa matriz de la aseguradora de viajeros Assist-Card, viajó en su “jet” privado a La Habana y se reunió con funcionarios.

El magnate  de los seguros Maurice HankGreenberg se sumó a la lista de hombres de negocios de Estados Unidos que han viajado a Cuba al calor del deshielo, en busca de oportunidades en la isla, informó la división de negocios del grupo mediático FOX.

El jet privado de Greenberg, director ejecutivo deStarr International, aterrizó en el Aeropuerto José Martí de La Habana el pasado jueves. El Ejecutivo regresó al día siguiente, después de reunirse con funcionarios de alto nivel del Gobierno, según precisaron a FOX Business personas con conocimiento directo del asunto.

El ex director general del poderoso American International Group (AIG) y ahora Ejecutivo Principal de Starr International, ha sido un pionero en la expansión de las operaciones de seguros en todo el mundo. AIG, por ejemplo, tiene una gran presencia en China gracias al trabajo de Greenberg con funcionarios de ese país, a partir de mediados de la década de los 70.

En una entrevista telefónica, el directivo confirmó el viaje y sus reuniones. Greenberg explicó a Fox que Starr está analizando posibles oportunidades de seguros, a medida que empresas turísticas estadounidenses trazan planes para expandirse en Cuba. Agregó, no obstante, que no ve posibles relaciones de negocio a corto plazo, dada la naturaleza del proceso de normalización de las relaciones bilaterales, que probablemente será gradual y tomará años.

“Creo que habrá más turismo, así que podría haber una oportunidad de negocio para nosotros”, dijo el empresario, quien se negó a nombrar a los funcionarios del Gobierno con quienes se reunió durante su visita de 24 horas.

Una de las ramas de Starr es Assist-Card, un negocio que vende seguros a los viajeros, incluidas las personas que quieren viajar a Cuba. Pero Greenberg confirmó que su viaje incluyó conversaciones más amplias sobre las posibilidades de expansión de otras áreas de su compañía, como el aseguramiento de hoteles.

Fox señala que, aunque las empresas estadounidenses han estado explorando las posibilidades de negocios en Cuba desde el anuncio de diciembre pasado, a muchas les resulta más fácil decirlo que hacerlo. “Para empezar, todavía existe el embargo, y para hacer negocios las empresas tendrán que sortear las capas de leyes y regulaciones de los Gobiernos de Estados Unidos y Cuba”.

Greenberg, que acaba de cumplir 90 años y se inició en el negocio de los seguros a comienzos de los 60, la época en la que Washington impuso el embargo, dijo a Fox que no anticipa la apertura de una oficina de Starr en Cuba en el futuro inmediato.

Comentarios de Facebook