CHINA – Las falsas pólizas trajeron considerables beneficios a los clientes y llevaron a muchos de ellos a confiar en Zhu, a quien entregaron más dinero. En poco tiempo Zhu estaba entre las primeras vendedoras y obtuvo premios y reconocimientos.

Una vendedora de seguros fue juzgada este martes por crear un producto de seguro de elevada rentabilidad con el que consiguió que más de 20 clientes transfirieran más de 13,88 millones de yuanes (2,2 millones de dólares) a su cuenta, indicó en un comunicado el Tribunal Popular Intermedio n.º 1 de Shanghai.
La mujer, identificada como Zhu Ying, era empleada de una sucursal de Ping An Insurance Group en la ciudad, que en 2007 comenzó a engañar a sus clientes para ganar más pólizas, señaló la fiscalía.
Zhu decía a los clientes que su compañía tenía una nueva entrega de pólizas y que ellos podrían comprar primas con tres años de antelación a la duración establecida en el contrato. La entrega de las pólizas estaba cambiando por su valor en efectivo.
“Mentí para ganar crédito. La compañía no tiene tales pólizas. Yo misma tenía que pagar las pérdidas por la entrega anticipada y la brecha se fue haciendo cada vez mayor”, declaró Zhu en la audiencia.
Las falsas pólizas trajeron considerables beneficios a los clientes y llevaron a muchos de ellos a confiar en Zhu, a quien entregaron más dinero. En poco tiempo Zhu estaba entre las primeras vendedoras y obtuvo premios y reconocimientos.
A principios de 2009, sus clientes entregaron 182 pólizas de seguro. “Era obvio que las comisiones de Zhu no podían haber cubierto la diferencia”, subrayó la fiscalía.
Para compensar la desproporción, en julio de 2011 la vendedora creó un producto de financiación a corto plazo con altas tasas de interés y lo presentó a sus clientes. De esta forma estafó 13,88 millones de yuanes y pagó 3,75 millones de yuanes por concepto de retorno de beneficios. El resto lo empleó para pagar las pérdidas de las entregas, intereses y otros gastos personales.
La acusada, que confesó su delito el 11 de mayo de 2012, lloró durante el juicio y pidió perdón a las víctimas de su estafa, entre las que se encontraban un paciente de cáncer, ancianos y también parejas jóvenes que le entregaron casi todos sus ahorros.
El abogado de Zhu atribuyó su caída en la compañía, a que buscaban maximizar los beneficios y carecían de una adecuada supervisión de los empleados.
La fiscalía solicitó una pena de más de 10 años, pero el tribunal aún no se ha pronunciado.

Fuente:(SPANISH.CHINA.ORG.CN)

Comentarios de Facebook